Tendencias

El futuro del trabajo está aquí: 5 formas de restablecer los mercados laborales después de la recuperación del coronavirus


La crisis del coronavirus ha precipitado la llegada del "futuro del trabajo".

El cierre ha visto el trabajo a distancia a gran escala, el aumento de la automatización, una revalorización global de la economía del cuidado y una falta de protección social más visible dentro de la economía del gigantismo.

Existe la oportunidad de "reconstruir mejor" en cinco esferas:

  • La readaptación profesional y la mejora de las aptitudes; 
  • El apoyo a los empleos del futuro.
  • La prioridad de la redistribución y el reempleo.
  • La reevaluación del trabajo esencial y la mejora de la calidad de los empleos.
  • El restablecimiento de los sistemas de educación, aptitudes y empleo para la recuperación posterior a la pandemia.

El primero de Mayo de 2020 -  Día Internacional de los Trabajadores - se celebró en medio de un apocalipsis de empleos inducidos por la pandemia, en el que la Organización Internacional del Trabajo predice que casi la mitad de los 3.000 millones de trabajadores del mundo corren el riesgo de perder sus medios de vida.

Para muchos trabajadores, el cierre ha precipitado la llegada del "futuro del trabajo", término que se ha invocado en los últimos años en relación con las oportunidades y los desafíos de la perturbación tecnológica y los factores económicos estructurales que determinan la calidad de los medios de vida.

Mejora de la capacitación y la reconversión profesional
En los últimos años, los gobiernos, las empresas y los trabajadores han empezado a dar prioridad a la reconversión y a la mejora de la capacitación para prepararse mejor para los trastornos de la Cuarta Revolución Industrial. Aunque fue un invasor microscópico, más que el ascenso de los robots, lo que llevó al actual colapso del mercado laboral, ha quedado claro que las consecuencias de la pandemia acelerarán la digitalización y la automatización en toda una serie de industrias y sectores. Esto exige nuevas inversiones y mecanismos para mejorar y volver a capacitar, tanto las aptitudes profundamente humanas como las aptitudes digitales. Si bien la industria de la educación y la capacitación en línea ha experimentado un aumento del interés de los trabajadores conectados digitalmente que se encuentran en situación de encierro, es fundamental que los empleadores dupliquen el número de trabajadores que se reciclan y que los gobiernos tomen medidas proactivas para mejorar la capacitación y el reciclaje en el marco del enorme estímulo fiscal que están inyectando en las economías a fin de preparar mejor a los trabajadores para la economía posterior a la pandemia.

Identificar los trabajos del mañana
El Foro Económico Mundial ofreció una visión de los trabajos del mañana a principios de 2020. Estas funciones están profundamente concentradas entre las profesiones que cuidan de las personas, sostienen el planeta, gestionan las nuevas tecnologías y comunican productos y servicios: Economía de la atención, economía verde, personas y cultura; datos e inteligencia artificial, ingeniería y computación en nube, desarrollo de productos; ventas, comercialización y contenidos. A medida que la pandemia pone de relieve los papeles críticos que desempeñan los trabajadores de hospitales, tiendas de comestibles, escuelas y otras profesiones esenciales, se espera que aumenten las oportunidades dentro de la Economía de la Atención. De manera similar, se espera que los roles dentro de la creación y administración de la tecnología, el comercio electrónico y la economía del conocimiento en general continúen creciendo. Y a medida que los gobiernos tratan de reconstruir sus economías, también surgirán nuevas fuentes de crecimiento - y empleos - de la economía verde, la investigación científica y sanitaria, y la infraestructura digital. Para las economías en desarrollo, un nuevo enfoque proactivo de los empleos del mañana es aún más crítico a medida que se replantean las cadenas de valor mundiales del pasado y, con ello, el modelo de crecimiento impulsado por la industria manufacturera del pasado.

Dar prioridad a la redistribución y el reempleo
El apoyo activo tanto a los trabajadores en riesgo como a los desempleados será fundamental para las empresas y los gobiernos. Muchas empresas ya han dado un paso adelante para prestar apoyo a corto plazo a fin de reasignar rápidamente a los trabajadores cesantes de funciones de baja demanda a funciones de alta demanda, como las de logística y atención, a menudo más allá de los límites de una sola empresa o industria.

En los países en que los gobiernos tienen sistemas para hacerlo a escala y de manera proactiva, a los trabajadores ya les está yendo mejor que a los que no lo tienen. Sin embargo, al considerar el próximo conjunto de estímulos fiscales, los gobiernos también deben dar prioridad a los servicios del mercado laboral para la redistribución y el reempleo, lo que incluye proporcionar información sobre el mercado laboral, la intermediación en el mercado laboral (servicios de búsqueda de empleo) y la asistencia en la búsqueda de empleo. Hace un decenio, esas políticas se utilizaron con éxito para hacer frente al rápido aumento del desempleo. Dado el carácter más generalizado de la crisis actual, es fundamental que esos servicios se amplíen y estén preparados para gestionar el período de recuperación posterior a la pandemia.

Revalorizar el trabajo esencial y mejorar la calidad de los empleos
Cada vez es más evidente que nuestros trabajadores más esenciales se encuentran entre los peor pagados y los más precarios, y que en muchas economías en desarrollo, en particular, falta la protección social básica para gran parte de la fuerza de trabajo formal e informal.

En el período posterior a la Gran Depresión y a la Segunda Guerra Mundial se formalizaron los derechos de los trabajadores de fin de semana y de otros trabajadores en los Estados Unidos y se crearon redes de seguridad en materia de salud e ingresos, así como amplias inversiones en educación en toda Europa. Sin embargo, como la naturaleza de nuestras economías ha cambiado, las leyes, normas y salarios no han seguido el ritmo de las necesidades de los trabajadores y, en muchos casos, de sus empleadores. Paralelamente a la gestión de las urgencias de la crisis, es imperativo que los gobiernos, las empresas y los representantes de los trabajadores trabajen juntos para liderar un nuevo cambio histórico en la actualización de los protocolos que rigen nuestros mercados laborales.

Una recuperación, un restablecimiento y una reconstrucción en colaboración
La colaboración entre los empleadores, los gobiernos y los trabajadores, tanto a nivel nacional como mundial, será fundamental para la recuperación. En el Foro Económico Mundial, anuncian en enero de 2020 la creación de una plataforma de la Revolución de la Capacitación dedicada a mejorar la educación, las aptitudes y los empleos de 1.000 millones de personas para 2030. Ahora hemos dedicado esta plataforma a apoyar a los gobiernos, las empresas y los educadores para ayudar a los trabajadores y los estudiantes a superar la crisis, intercambiar las mejores prácticas y reconstruir mejores sistemas de educación, capacitación y empleo para la recuperación posterior a la pandemia.

Fuente:weforum.org/
The World Economic Forum
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto