Tendencias

TheGuardian: la respuesta del coronavirus de Perú fue 'justo a tiempo' ¿Por qué no funciona?

Perú fue uno de los primeros países de América Latina en entrar en el bloqueo (cuarentena), pero el salto en los nuevos casos de coronavirus es innegable, y los expertos dicen que se debe al comportamiento de la gente.

Perú parecía estar haciendo todo bien.

Martín Vizcarra, anunció el 16 de marzo uno de los primeros cierres de coronavirus en América Latina.

En marcado contraste con su homólogo brasileño, Jair Bolsonaro -quien deliberadamente ha socavado el distanciamiento social y las medidas de cuarentena- el líder de Perú se adhirió estrictamente a las recomendaciones sobre coronavirus de la Organización Mundial de la Salud y movilizó a la policía y al ejército para imponer una cuarentena estricta.


Pero más de dos meses después, el país es uno de los más afectados por el Covid-19 y no ha podido aplanar la curva de infecciones. Perú ocupa ahora el segundo lugar en América Latina, después de Brasil, con más de 99.483 casos y un número de muertes de 2.914, según las cifras oficiales del martes.



Vizcarra dijo el viernes que Perú había realizado 600.000 pruebas de coronavirus, "más que cualquier otro país de la región". Pero mientras que los números de Perú podrían reflejar un aumento y una mejor orientación de las pruebas en lugar de una tendencia subyacente, el salto en los nuevos casos es innegable. En la última semana, el número de nuevos casos de Covid-19 registrados cada día aumentó de más de 3.000 a más de 4.000 al día, alcanzando un récord de 4.550 nuevos casos el martes.

Leer también: Perú lidera el ranking en América Latina de países con mayor gasto fiscal para enfrentar el COVID-19 (9% del PBI)

"La respuesta de Perú fue justo a tiempo", dijo Elmer Huerta, un médico peruano y locutor de confianza en temas de salud pública para el público latinoamericano. "Fue el primer país de América Latina en responder con un cierre.

"Pero el problema era el comportamiento de la gente", dijo. "El hecho de que en la octava semana de confinamiento haya miles de personas que son positivas [para Covid-19] significa que esas personas contrajeron el virus mientras el país estaba cerrado, lo que significa que no respetaron la ley".

Los mortales brotes en la costa norte de Perú y en las regiones amazónicas -donde el distanciamiento social se burlaba rutinariamente- dejaron al descubierto los enormes agujeros del sistema de salud peruano, crónicamente infrafinanciado. El Covid-19 golpeó con fuerza mortal la ciudad amazónica más grande de Perú, Iquitos, antes de propagarse a Pucallpa, en la frontera oriental del país con Brasil.



"Es simplemente desgarrador", dijo Miguel Hilario-Manenima, un profesor de la universidad local, quien dijo que los hospitales públicos de Pucallpa habían cerrado y que la especulación había quintuplicado el precio de una botella de oxígeno. "Nos sentimos abandonados por el gobierno central e ignorados por el gobierno local", dijo Hilario-Manenima, un líder indígena Shipibo-Konibo.

"Para las comunidades que se encuentran más allá de la selva, es como si estuvieran sentenciadas a morir", agregó. "Para los más pobres de los pobres, ¿qué pueden hacer?"

Como en todas partes, el coronavirus ha golpeado más duramente a los más pobres. En una comunidad Shipibo-Konibo que vive en Cantagallo, un asentamiento ribereño de chozas de madera en Lima, las pruebas revelaron que el 72%, o 476 personas, tenían Covid-19 después de que tres murieran por el virus.

Leer también: Bono Universal 760 soles VIDEO PROCESO RETIRO Conoce cuáles son las modalidades de pago de este monto

El coronavirus también ha afectado a los que están en la primera línea de la pandemia. Más de 4.000 policías han contraído el virus y 82 han muerto. El virus ha matado a 180 presos y 12 guardias, y también ha cobrado la vida de docenas de médicos y enfermeras.

En Lima, la ciudad aclamada como la capital gastronómica de Sudamérica, los mercados de alimentos han surgido como los principales centros de infección, ya que las pruebas al azar mostraron que la mayoría de los comerciantes eran portadores asintomáticos de Covid-19.

"Estamos muy orgullosos de nuestra tradición culinaria, nuestros métodos de cocina y la frescura de nuestros ingredientes", dijo Hugo Ñopo, un investigador principal de Grade, un grupo de reflexión sobre el desarrollo. "Pero olvidamos que el objetivo no era sólo minimizar nuestros viajes al exterior, sino también maximizar nuestro distanciamiento social."



Ñopo señaló que, a pesar del rápido crecimiento de la economía peruana, más del 70% de la fuerza de trabajo trabaja en la economía informal o no regulada y alrededor del 40% son trabajadores por cuenta propia, la tasa más alta de la región.

"Algunos pueden estar viviendo el sueño empresarial, pero muchos son conductores de Uber. Para este tipo de trabajadores no hay encierro", dijo. Si bien las cifras del proyecto de movilidad de Google indicaban una reducción significativa del movimiento en Perú, la cuarentena puede no haber sido tan efectiva como se pretendía.

Decenas de miles huyeron de la capital a sus pueblos rurales a pie, ya que el encierro los dejó sin trabajo y sin poder pagar el alquiler. Según se informa, un enorme paquete de estímulo financiero por valor de 26.000 millones de dólares -alrededor del 12% del PIB de Perú- que incluía unos 7 millones de pagos a familias pobres, no llegó a más de la mitad de ellas.

Leer también: La Libertad: 2.541 casos de coronavirus COVID-19 y 152 fallecidos al 20 mayo 2020

A pesar de tener la relación deuda/PIB más baja de América Latina antes de que comenzara la pandemia, Perú ha tenido durante mucho tiempo uno de los niveles más bajos de la región en cuanto a inversión pública en educación y salud, lo que ha socavado fatalmente su capacidad de respuesta a la pandemia, dijo Huerta. "Estos no son fallos del sistema de salud, son las consecuencias de un sistema de salud descuidado durante décadas", dijo.

Ñopo dijo que la histórica falta de inversión en las instituciones públicas dejó al Perú vulnerable ante la pandemia. "Nuestro contrato social se rompió y nadie se molestó en arreglarlo. Ahora nos está explotando en la cara", dijo.
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto