Tendencias

Wuhan: el encierro terminó, pero el miedo, el dolor y la esperanza perduran

Voces de Wuhan: El encierro terminó, pero el miedo, el dolor y la esperanza perduran.

Un mes después de que se levantará la cuarentena en Wuhan, China, que una vez fue el centro del brote de coronavirus, la gente está aprendiendo a navegar la vida al otro lado. Esta es una de sus historias.


La primavera en Wuhan, China, es el comienzo de la temporada de las langostas. Langostinos cocidos, langostinos fritos, langostinos cubiertos con chiles - y siempre devorados con la familia y los amigos.

Pero Hazel no planea tener otro festín como ese hasta por lo menos el año que viene.

"En cualquier lugar donde haya multitudes, todavía hay algún grado de riesgo", dijo la Sra. He, de 33 años.

Evitar el riesgo da forma a todo lo que la Sra. He hace en estos días. Aunque se permite a los residentes volver a moverse por la ciudad, ella sigue charlando con sus amigos por video. Antes de salir con su hijo de 6 años, se asoma a la ventana para asegurarse de que no hay nadie cerca. Hace poco lo dejó jugar en los columpios cerca de su apartamento otra vez, pero no dejan el vecindario.


La ansiedad no es tan abrumadora como lo fue en los primeros días del brote, cuando la Sra. He lloraba mientras veía las noticias y su hijo le preguntaba qué le pasaba.

Pero, como otros en Wuhan, ella todavía se acerca a la normalidad tímidamente, entendiendo lo frágil que es la victoria. La semana pasada, seis nuevos casos de coronavirus fueron reportados allí, después de más de un mes sin nuevas infecciones reportadas.

"Wuhan ha sacrificado mucho", dijo. "Cuidar de nosotros mismos es nuestra responsabilidad con todos los demás."

La Sra. He no está segura de cuándo su empresa reanudará las reuniones cara a cara que son fundamentales para su trabajo como reclutadora, pero se recuerda a sí misma que su hipoteca es manejable. Tendrá que esperar al menos hasta julio para inscribir a su hijo en la escuela primaria. Pero por ahora se contenta con practicar aritmética con él en casa.

"Es como si estuviéramos corriendo una carrera, y actualmente estoy 50 metros por detrás", dijo. "Pero mientras me ponga al día más tarde, es lo mismo."
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto